¿Se tranquilizará mi Labrador?

se tranquilizará mi labrador

Si tienes un Labrador desde hace poco y es hiperactivo, probablemente te preguntes si se calmará. Este post te ayudará a averiguar si se calmará y qué puedes hacer al respecto.

¿Se calmará tu labrador? Por lo general, los labradores se calman un poco a medida que envejecen. Puede que no se calme tanto como tú deseas. Para que se calme más, tendrás que procurarle mucho ejercicio y adiestramiento para que esté bien estimulado. 

Tu labrador puede actuar así por varias razones, y puede deberse a una combinación de ellas. Sin embargo, hay varias cosas que puedes hacer al respecto, dependiendo del motivo más probable.

Contenidos
  1. Formas de calmar a tu Labrador
    1. Hazle ejercicio
    2. Adiestramiento
    3. Ignóralo cuando se ponga hiperactivo
    4. Prueba con un mordisco calmante
  2. Razones por las que puede no estar tranquilo
    1. Aburrimiento
    2. Ansiedad por separación
    3. Atención
    4. Lesión
    5. Un problema de alimentación
  3. Aspectos a tener en cuenta
    1. Su edad
    2. Adiestramiento en jaula
    3. Ayuda profesional
    4. Castigo
    5. Cuando empezó
    6. Cuando no está tranquilo

Formas de calmar a tu Labrador

A continuación te indicamos algunas formas de conseguir que tu Labrador se calme.

Hazle ejercicio

Los labradores deben hacer ejercicio a diario. Cuando no hacen suficiente ejercicio, pueden comportarse de forma anómala y puede que por eso el tuyo no se calme. Esto sería más probable si tu labrador no está tranquilo cuando no ha hecho mucho ejercicio.

En general, se recomienda que hagan al menos una hora de ejercicio al día cuando son adultos sanos. Si el tuyo no hace tanto, sería conveniente que lo hiciese. Si ya hace ejercicio, también puedes intentar que se esfuerce más haciéndole jugar a la pelota, por ejemplo.

Adiestramiento

También sería útil adiestrar a tu labrador. Con el adiestramiento podrás enseñar a tu labrador a responder mejor a tus órdenes y conseguir que se comporte mejor cuando tú quieras. Pero también podrás gastar mucha de su energía en el proceso de adiestrarlo tú mismo.

Si aún no has empezado a adiestrar a tu Labrador, una de las primeras cosas que querrás hacer es adiestrarlo para que se quede cuando se lo digas. 

Si consigues que tu labrador se quede quieto cuando se lo digas, evitarás problemas en situaciones como cuando vas al veterinario o tienes invitados.

También sería útil empezar por entrenarlo para que haga cosas básicas en un entorno sin muchas distracciones y luego ir aumentando las tareas más exigentes.

Ignóralo cuando se ponga hiperactivo

También sería útil evitar reforzar inadvertidamente el comportamiento asegurándote de no recompensarlo cuando no esté tranquilo. Si tiendes a darle lo que quiere cuando está enérgico, puede que le obligues a hacerlo más para obtener más recompensas.

En cambio, sería útil recompensarle cuando se comporte bien, darle mucho adiestramiento y evitar darle recompensas cuando se porte mal a menos que sea necesario.

Prueba con un mordisco calmante

Además de lo anterior, también puedes considerar la posibilidad de darle a tu labrador un mordedor o juguete calmante. Así conseguirás que centre su atención en el juguete y se aleje de todo lo demás.

Razones por las que puede no estar tranquilo

A continuación te indicamos algunas razones por las que tu Labrador podría no estar tranquilo y cuál sería la razón principal.

Aburrimiento

Como ya se ha dicho, los labradores deben hacer ejercicio a diario. Si tu labrador no hace mucho ejercicio y es un adulto sano, sería conveniente que empezara a hacerlo.

Ansiedad por separación

La causa también puede ser que tenga ansiedad por la separación. Esto es más probable si está menos tranquilo cuando vas a salir de casa.

Atención

También puede ocurrir que lo haga para que le prestes más atención. Esto sería más probable si lo hace más cuando no le has prestado mucha atención y si tiendes a prestarle más atención cuando lo hace.

En cambio, sería útil prestarle atención a lo largo del día, entrenándolo, jugando con él y ejercitándolo. Pero sería útil evitar recompensarle con atención cuando no está tranquilo, a menos que sea necesario.

Lesión

La causa puede ser que se haya hecho una herida. Esto sería más probable si ha empezado a comportarse así de repente y si ha mostrado otros signos de estar lesionado, como cojera. En este caso, lo mejor sería llevarlo al veterinario.

Un problema de alimentación

También puede ser que tenga un problema de alimentación. Esto es más probable si ha dejado de estar tranquilo tras un cambio en su dieta y si se tranquiliza menos cuando le das determinados alimentos.

Sería útil consultar con tu veterinario sobre su dieta y asegurarte de que nadie le ha dado de comer sin decírtelo.

Aspectos a tener en cuenta

A continuación te indicamos algunos aspectos que debes tener en cuenta si tu labrador no está tranquilo.

Su edad

La edad de tu labrador puede influir en su comportamiento. Si tu labrador es aún joven, debería calmarse un poco a medida que crezca. A pesar de ello, debes darle mucho ejercicio y adiestrarlo para que se calme y se comporte bien cuando sea mayor.

Adiestramiento en jaula

Si el comportamiento de tu labrador te causa problemas, además de entrenarlo y ejercitarlo mucho, puedes plantearte entrenarlo en una jaula. Si se hace correctamente, proporciona a tu labrador un lugar seguro al que puede ir y estar tranquilo.

Ayuda profesional

Si no consigues que se calme, te ayudaría consultar a un veterinario o a un especialista en comportamiento canino. De este modo, podrás obtener asesoramiento experto adaptado a tu labrador en particular.

Castigo

Puede resultar tentador castigar a tu labrador por no estar tranquilo, pero normalmente no funciona. Cuando lo castigues, tu labrador pensará que se le está castigando por lo último que ha hecho, que es venir hacia ti, y no por lo que realmente le estás castigando. También puede causar otros problemas, como desconfianza, que responda menos a tus órdenes y agresividad.

Cuando empezó

Sería útil saber si ocurrió algo más cuando tu labrador empezó a hacerlo, ya que podría ser que hubiera algún acontecimiento que lo provocara.

Si empezó a hacerlo de repente, lo más probable es que se debiera a cosas como un cambio repentino en su dieta, hacer menos ejercicio, lesionarse o un cambio repentino en su rutina diaria.

Cuando no está tranquilo

También sería útil considerar si hay un momento determinado en el que tiende a estar menos tranquilo, ya que el momento también podría tener algo que ver.

Por ejemplo, si no está tranquilo cuando le das de comer un determinado alimento, es más probable que se deba a lo que le das. En cambio, si lo hace más a la misma hora a la que normalmente sales de casa, es más probable que se deba a la ansiedad por separación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Mi Mascota Perruna.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios. Más Información