¿Por qué no le caigo bien a mi labrador?

por qué no le caigo bien a mi labrador

Si pareces no gustarle a tu Labrador, este post te mostrará una serie de posibles causas y lo que puedes hacer al respecto.

¿Por qué le caigo mal a mi labrador? Las posibles causas son que no haya hecho suficiente ejercicio, un problema con la dieta, una enfermedad, una lesión, miedo, depresión, malos tratos o recompensar inadvertidamente el comportamiento.

También puede ocurrir que le gustes de verdad, pero te lo está demostrando de formas que tú no percibes.

Contenidos
  1. Por qué no le gustas a tu labrador
    1. Le gustas de verdad
    2. No le has dado ejercicio
    3. Enfermedad o lesión
    4. Propietarios anteriores
    5. Miedo
    6. Falta de socialización de cachorro
    7. Depresión
  2. Cómo hacer que tu labrador te quiera más
    1. Hazle ejercicio
    2. Asegúrate de que lo alimentas correctamente
    3. Entrénalo
    4. Evita el refuerzo negativo
    5. Busca ayuda
  3. Aspectos a tener en cuenta
    1. Cuándo empezó a comportarse así
    2. Si parece que te quiere más en otros momentos

Por qué no le gustas a tu labrador

Las distintas razones por las que parece que no le gustas vendrán probablemente acompañadas de algunas pistas. A continuación se indican una serie de posibles causas y lo que las haría más probables como causa principal.

Le gustas de verdad

Es probable que le gustes de verdad, pero que te muestre su afecto de un modo que tú no percibes. He escrito más sobre las formas en que tu labrador puede demostrar que le gustas en este post y sobre por qué puede no mostrarte afecto en este otro.

No le has dado ejercicio

Cuando los labradores y otras razas de perros no hacen suficiente ejercicio, pueden comportarse de forma anómala y podría ser la razón por la que parece que no le gustas al tuyo. Esto sería especialmente probable si ha empezado a comportarse así desde que hace menos ejercicio y si lo hace más cuando hace menos ejercicio.

En general, se recomienda que hagan al menos una hora de ejercicio al día. Si tu labrador no hace tanto ejercicio y está sano, sería conveniente que lo hiciera.

Enfermedad o lesión

Otro motivo por el que puede actuar como si no te quisiera puede ser que esté enfermo o lesionado. Es más probable que éste sea el motivo si ha empezado a hacerlo de repente y si ha mostrado otros signos de estar enfermo o lesionado, como fatiga cuando está despierto o cojera. En este caso, la mejor opción sería llevarlo al veterinario.

Propietarios anteriores

La causa también puede ser que sus anteriores dueños lo maltrataran. Si lo hicieron, puede que ya no quiera mostrar afecto porque le castigaron en el pasado. Esto sería más probable si se adopta de un refugio.

En este caso, podría empezar a mejorar a medida que se acostumbre a su nuevo entorno. Si no es así, sería útil consultar a un veterinario o a un especialista en comportamiento canino.

Miedo

La causa puede ser que algo le haya provocado miedo. Esto sería más probable si lo hace más en determinados momentos. Por ejemplo, si empieza a comportarse de forma diferente cuando hay ciertos ruidos en el exterior, podría deberse a que los ruidos le hacen sentirse incómodo.

Falta de socialización de cachorro

La causa puede ser que no haya socializado mucho de cachorro. Cuando los perros son cachorros son curiosos por naturaleza y aprenden en quién confiar. Si el tuyo no recibió mucha atención de cachorro, puede que no haya aprendido a ser tan cariñoso.

Depresión

Los perros pueden sufrir depresión, como los humanos, y podría ser el motivo de que el tuyo se comporte como si no le cayeras bien. Esto sería más probable si empezara a comportarse así a partir de un acontecimiento que pudiera haber provocado que empezara a estar deprimido, como la muerte de su dueño o de otra mascota.

En este caso, si no mejora al cabo de unas semanas, considera la posibilidad de pedir ayuda a un veterinario.

Cómo hacer que tu labrador te quiera más

A continuación te indicamos algunas cosas que puedes hacer para que no le caigas bien a tu labrador.

Hazle ejercicio

Como ya hemos dicho, es importante que tu labrador haga mucho ejercicio diario si está sano. Ahora puedes descargarte aplicaciones que te permiten encontrar paseadores de perros en tu zona, a los que puedes recurrir cuando no puedas pasearlo tú mismo.

Asegúrate de que lo alimentas correctamente

También es importante que te asegures de que se alimenta correctamente, sobre todo si se comporta de forma diferente desde que le cambiaste la dieta. Sería útil consultar su dieta con tu veterinario local. También puedes consultar aquí lo que debes y no debes darle de comer.

Entrénalo

Otra forma de mejorar la relación con tu labrador y su comportamiento sería adiestrarlo.

Adiestrando a tu labrador conseguirás que responda mejor a tus órdenes, que se comporte como tú quieres y que te vea más como el líder. Esto ayudará a reducir cualquier mal comportamiento.

Evita el refuerzo negativo

El refuerzo negativo consiste en reforzar los malos comportamientos dándole a tu labrador recompensas cuando los muestra. Si has estado premiando a tu labrador cuando actúa como si no le cayeras bien, podrías estar reforzando ese comportamiento. En su lugar, sería útil darle recompensas cuando muestre signos de afecto y utilizar el adiestramiento con refuerzo positivo para cambiar su comportamiento.

Busca ayuda

Si no estás seguro de por qué lo hace o no consigues que deje de hacerlo, considera la posibilidad de pedir ayuda a un especialista en comportamiento canino o a un veterinario. Así podrás obtener asesoramiento profesional adaptado a tu labrador en particular.

Aspectos a tener en cuenta

Cuándo empezó a comportarse así

Sería útil tener en cuenta qué más ocurrió cuando empezó a comportarse como si no le gustaras, ya que podría darse el caso de que ocurriera algún acontecimiento que hiciera que dejara de hacerlo.

Si empezó a comportarse así de repente, sería más probable que se debiera a cosas como una enfermedad, una herida, un cambio repentino en su dieta, la muerte de otra mascota, que fuera agresiva con él o un cambio repentino en su rutina diaria.

Si parece que te quiere más en otros momentos

También sería útil considerar si lo hace más en determinados momentos. Si es así, puede que el momento tenga algo que ver.

Por ejemplo, si empieza a comportarse de forma diferente cuando hay ruidos fuera, podría deberse a los ruidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Mi Mascota Perruna.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios. Más Información