¿Por qué no ladra mi Labrador?

por qué no ladra mi labrador

Aunque tener un Labrador que no ladra puede parecer algo bueno, puede ser un poco preocupante cuando no ladra en absoluto. En este post, te mostraré una serie de razones por las que tu Labrador puede no ladrar y lo que puedes hacer al respecto.

¿Por qué no ladra tu Labrador? Hay varias razones por las que tu Labrador puede no ladrar. Las principales son una personalidad tímida, la necesidad de tiempo para sentirse cómodo en su nuevo entorno, una enfermedad, la edad (mala audición), malas experiencias pasadas y un adiestramiento previo para que deje de ladrar. 

Aunque un Labrador demasiado tranquilo no es algo que deba preocuparte demasiado por sí mismo. Aun así, valdría la pena averiguar por qué no ladra. También hacer que tu perro aprenda a ladrar en determinadas situaciones para que puedas ayudarle, como cuando quiere entrar en casa.

Contenidos
  1. Razones por las que tu labrador puede no ladrar
    1. Personalidad
    2. Aún no se siente cómodo
    3. Experiencias anteriores
    4. Edad
  2. Estrés vocal
    1. Adiestramiento anterior
    2. Causas médicas
  3. Qué hacer si tu labrador no ladra
    1. Dale tiempo
    2. Haz que se sienta cómodo
    3. Asegúrate de que no es un problema médico
    4. Entrénalo para que ladre
  4. Cosas a tener en cuenta
    1. No utilices medidas físicas para hacer ladrar al Labrador
    2. Puede que sólo sea un labrador tímido, lo cual no es tan malo
    3. Entrénalo para que ladre sólo cuando tú quieras
    4. Dale otras formas de comunicarse

Razones por las que tu labrador puede no ladrar

A continuación se exponen una serie de razones por las que tu labrador podría no ladrar mucho y cuáles podrían ser la razón principal.

Personalidad

La primera razón por la que tu Labrador podría no ladrar es que tenga una personalidad más apagada.

Si es así, puede que prefiera no ladrar a menudo. Esto no es necesariamente malo, sino que significa que tu labrador no os molestará constantemente a ti y a tus vecinos.

También significa que, cuando ladre, será porque algo va realmente mal, así que es menos probable que ignores a tu labrador cuando necesite ayuda.

Si, por lo demás, tu labrador actúa con normalidad y no muestra signos de ningún otro comportamiento extraño, es más probable que éste sea el motivo.

Dicho esto, hay situaciones en las que hacer ladrar al Labrador puede ser útil, como cuando quieres que te haga saber que quiere algo. Puedes conseguir que tu labrador haga esto con el adiestramiento del que hablaré en el siguiente apartado.

Aún no se siente cómodo

Si tu labrador lleva poco tiempo viviendo contigo, es posible que aún no se sienta cómodo en su entorno.  Si es así, no es raro que no ladre mucho.

Experiencias anteriores

Puede que tu labrador haya aprendido a no ladrar porque ha tenido malas experiencias con ladridos en el pasado. Esto es especialmente probable si se trata de un perro de un refugio, en el que puede haber tenido dueños que lo trataron mal.

Edad

Uno de los motivos por los que tu labrador puede no ladrar tanto como antes es que se está haciendo mayor.

Cuando los perros envejecen, su capacidad auditiva disminuye, por lo que no reaccionan a los sonidos tanto como cuando eran más jóvenes. Esto puede hacer que ladren menos.

Estrés vocal

También puede ocurrir que tu labrador haya dejado de ladrar por estrés vocal. Esto sería más probable si ha ladrado mucho últimamente, si suena distinto cuando ladra y si ha tosido mucho.

Adiestramiento anterior

La causa puede ser que los dueños anteriores le hayan entrenado para no ladrar. Si tu labrador ha tenido dueños anteriores, puede que sea éste el caso, por lo que puedes intentar ponerte en contacto con ellos o entrenar a tu labrador para que ladre cuando tú quieras.

También puede ocurrir que tú mismo lo hayas adiestrado inadvertidamente para que no ladre. Si has castigado a tu labrador cuando ladraba, puede que haya aprendido a no ladrar. Si crees que puede haber sido así, debes tomar las medidas correctoras que se exponen a continuación.

Causas médicas

Puede ocurrir que tu Labrador no ladre porque esté enfermo o tenga algún problema médico. Esto sería más probable si ha dejado de ladrar de repente y si ha mostrado otros signos de estar enfermo o tener problemas médicos, como estar mucho menos activo.

Si parece que puede tener problemas médicos, la mejor opción sería llevarlo al veterinario.

Qué hacer si tu labrador no ladra

A continuación te indicamos algunas opciones para conseguir que tu labrador ladre más.

Dale tiempo

Si tu labrador no ha tenido mucho tiempo para adaptarse a su nuevo entorno, probablemente no se sienta lo bastante cómodo como para empezar a ladrar.

Si es así, puedes esperar unas semanas más para ver si empieza a ladrar cuando pase el tiempo y empiece a sentirse más cómodo.

Haz que se sienta cómodo

Si crees que tu labrador no se siente a gusto en su entorno actual, puedes ayudarle a sentirse más cómodo. Puedes hacerlo dándole golosinas para jugar, sacándolo a pasear y prestándole mucha atención.

Asegúrate de que no es un problema médico

Si parece que está enfermo o tiene algún problema médico, lo mejor es que lo lleves al veterinario. Así podrás obtener asesoramiento experto adaptado a tu labrador y descartar que la causa sea una enfermedad o un problema médico.

Entrénalo para que ladre

Otra opción sería utilizar el adiestramiento con refuerzo positivo para conseguir que ladre.

Para ello, ten en las manos algunas golosinas que le gusten al labrador, dale una al perro para que sepa que la tienes tú y mantén la otra fuera de su alcance hasta que ladre y entonces dásela.

Cosas a tener en cuenta

No utilices medidas físicas para hacer ladrar al Labrador

Utilizar medidas físicas para hacer ladrar a tu labrador, como collares eléctricos, no es una buena forma de hacerlo. Los métodos físicos pueden hacer que tu perro se asuste y no confíe en ti, y no te ayudarán a crear un vínculo con él.

Puede que sólo sea un labrador tímido, lo cual no es tan malo

Puede darse el caso de que tu labrador sea tranquilo por naturaleza, lo cual no es tan malo. Significa que tu labrador será mucho más fácil de controlar y, cuando haga ruido, sabrás que algo va realmente mal.

Entrénalo para que ladre sólo cuando tú quieras

Cuando entrenes a tu labrador para que ladre, asegúrate de que lo hace cuando tú se lo ordenes, de lo contrario podrías tener el problema contrario: un labrador que no deja de ladrar porque cree que ladrando conseguirá premios. Por eso es importante recompensar al labrador por ladrar sólo cuando tú se lo digas.

Dale otras formas de comunicarse

También puedes darle otras formas de comunicarse contigo. Por ejemplo, puedes poner un timbre en la puerta para que te avise cuando quiera salir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Mi Mascota Perruna.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios. Más Información