¿Por qué mi labrador no ladra a nada?

por qué mi labrador no ladra a nada

Si tu Labrador ladra mucho a la nada, quizá te preguntes por qué y qué se puede hacer al respecto.

Este artículo te mostrará una serie de razones por las que puede ladrar a la nada y lo que puedes hacer para evitarlo.

¿Por qué mi labrador ladra a la nada? Las posibles razones son que realmente oye algo, que tiene una herida, que está actuando territorialmente, que quiere llamar la atención, que lo hace compulsivamente o que has reforzado inadvertidamente ese comportamiento.

Tu Labrador puede ladrar sin motivo por varias razones. Sin embargo, hay una serie de cosas que puedes tener en cuenta cuando intentes averiguar la razón exacta. También hay varias cosas que puedes hacer al respecto.

Contenidos
  1. Por qué tu Labrador no ladra a nada
    1. Puede oír algo
    2. Dolor
    3. Aburrimiento
    4. Ladridos territoriales
    5. Busca atención
    6. Ladridos compulsivos
    7. Lo has estado reforzando
  2. Ten en cuenta cuándo empezó a hacerlo
  3. Ten en cuenta cuándo y dónde no ladra nada
  4. Cómo conseguir que deje de ladrar a la nada
    1. Haz que te preste atención
    2. Entrenamiento con refuerzo positivo
    3. Evita el refuerzo negativo
    4. Ladrar es natural
    5. Acude a un veterinario, a un especialista en comportamiento canino o a un adiestrador

Por qué tu Labrador no ladra a nada

A continuación, te mostraré una serie de razones por las que puede ladrar a la nada y cuáles son las más probables para que sean la razón principal.

Puede oír algo

La razón por la que lo hace podría ser que realmente puede oír algo. Los perros suelen tener un oído mucho mejor que el nuestro, así que podría darse el caso de que tú no seas capaz de oír algo que él sí oye.

Es más probable que sea así si lo hace cuando hay ruido, como cuando hay gente fuera o cuando truena.

Dolor

Puede que algo le haya causado dolor. Esto es más probable si ha empezado a ladrar de repente y si ha dado señales de dolor, como cojera. En este caso, lo mejor es llevarlo al veterinario.

Aburrimiento

Los labradores son una raza que debe hacer ejercicio a diario para estar plenamente estimulada. Cuando no hacen suficiente ejercicio, pueden comportarse de forma anómala, y puede ser la causa de que el tuyo ladre mucho. Esto es más probable si empieza a comportarse de forma extraña los días en que no ha hecho ejercicio.

En general, se recomienda que hagan al menos una hora de ejercicio al día cuando son adultos sanos. Si el tuyo no hace tanto y está sano, sería conveniente que empezara a hacer más ejercicio.

Ladridos territoriales

La razón por la que lo hace a veces puede ser que esté protegiendo su territorio. Ladra para advertir a otros animales de que no se acerquen. Es más probable que éste sea el motivo si tu labrador tiende a hacerlo cuando hay otras personas o animales cerca.

Busca atención

También puede ocurrir que lo haga porque sabe que va a recibir más atención por tu parte. Esto es más probable si tiendes a prestarle más atención cuando lo hace.

En cambio, sería útil prestarle atención a lo largo del día, entrenándolo, ejercitándolo y jugando con él. Pero evitarás recompensarle por no ladrar a menos que sea necesario.

Ladridos compulsivos

Puede ocurrir que lo haga compulsivamente. Si siente la necesidad de ladrar y no puede evitarlo. Es más probable que éste sea el motivo si lleva semanas o más haciéndolo de forma excesiva. En este caso, la mejor opción sería llevarlo al veterinario.

Lo has estado reforzando

También puede ocurrir que lo haga porque tú, sin querer, has fomentado ese comportamiento. Si tiendes a darle cosas como juguetes, golosinas o atención extra cuando lo hace, es probable que lo haga más para obtener más recompensas.

En lugar de darle premios como golosinas o juguetes cuando lo haga, intenta recompensarle cuando se porte bien, darle un entrenamiento de refuerzo positivo y redirigir su atención cuando parezca que va a empezar a ladrar.

Ten en cuenta cuándo empezó a hacerlo

Si no ladraba siempre por nada, sería útil considerar qué más ocurrió cuando empezó a hacerlo, ya que podría darse el caso de que hubiera un acontecimiento que provocara que empezara a hacerlo.

Algunas de las cosas que podrían haber ocurrido son:

  • Si te mudaste de casa
  • Si alguien se mudó
  • Si murió otra mascota
  • Si alguien lo maltrató

Ten en cuenta cuándo y dónde no ladra nada

También sería útil tener en cuenta si suele ladrar más a una hora determinada, ya que también podría ser que el momento tuviera algo que ver.

Por ejemplo, si ladra más cuando normalmente sales de casa, puede ser señal de que tiene ansiedad por la separación.

Cómo conseguir que deje de ladrar a la nada

A continuación te indicamos algunas cosas que puedes hacer para que deje de ladrar a la nada.

Haz que te preste atención

Una opción sería intentar que te preste atención a ti cuando vaya a empezar a ladrar. Así conseguirás que se centre en ti y desvíe su atención de los ladridos.

También sería útil que aprendieras a reconocer cuándo está a punto de empezar a ladrar, para que puedas redirigir su comportamiento cuando esté a punto de empezar a ladrar.

Entrenamiento con refuerzo positivo

También puedes adiestrarlo para que deje de ladrar por nada mediante el adiestramiento con refuerzo positivo. En este caso, le animas a que no lo haga recompensándole por mostrar signos de no hacerlo.

Evita el refuerzo negativo

Como ya se ha dicho, puede darse el caso de que hayas fomentado el comportamiento dándole cosas que quiere cuando no ladra por nada. En su lugar, sería útil intentar redirigir su atención cuando parezca que va a empezar a ladrar y recompensarle cuando no ladre pero lo haría normalmente.

Ladrar es natural

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que es natural que los perros ladren, pues es una de las formas que tienen de comunicarse entre sí. Conseguir que un labrador deje de ladrar por completo será difícil y hará que tu labrador no pueda avisarte de las cosas cuando tú quieras.

Acude a un veterinario, a un especialista en comportamiento canino o a un adiestrador

Si no consigues que deje de ladrar o lo hace compulsivamente, probablemente te ayude llevarlo al veterinario para que le haga un chequeo. Al hacerlo, deberías poder obtener asesoramiento experto adaptado a tu Labrador en particular.

Otra opción sería pedir ayuda a un especialista en comportamiento canino o a un adiestrador, si no lo hace compulsivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Mi Mascota Perruna.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios. Más Información