¿Por qué mi labrador no aúlla?

por qué mi labrador no aúlla

Si tu labrador no aúlla, quizá te preguntes por qué y cómo puedes conseguir que lo haga. Este post te mostrará una serie de razones por las que puede que no lo haga y cómo puedes conseguir que aúlle.

¿Por qué no aúlla tu labrador? Si tu labrador es aún joven, es probable que aún no sepa cómo hacerlo. Hay otras razones posibles, como una personalidad tranquila, falta de comodidad con su entorno, adiestramiento previo, enfermedad o lesión, y aburrimiento o, a veces, depresión.

En realidad, hay varias razones por las que tu Labrador puede no aullar. También hay muchas cosas que puedes hacer al respecto.

Contenidos
  1. Razones por las que tu labrador no aúlla
    1. Aún no se ha dado cuenta
    2. Personalidad
    3. Experiencias anteriores
    4. Adiestramiento previo
    5. Enfermedad o lesión
    6. Aburrimiento
    7. Edad
    8. Depresión
  2. Cómo hacer que empiece a aullar
    1. Enséñale a aullar
    2. Asegúrate de que no le pasa nada
    3. Entrénalo
  3. Cosas a tener en cuenta
    1. Evita las medidas físicas
    2. Puede que esté en su naturaleza
    3. Entrénalo para que aúlle sólo cuando deba hacerlo
    4. Dale una gran variedad de formas de comunicarse

Razones por las que tu labrador no aúlla

A continuación se indican una serie de razones por las que tu Labrador podría no aullar mucho y cuáles serían las más probables como razón principal.

Aún no se ha dado cuenta

Si tu Labrador aún es joven, es probable que aún no se haya dado cuenta. Si tu labrador no vive con otros labradores, puede que tarde un poco más en empezar a aullar.

Personalidad

También podría darse el caso de que no aúlle de forma natural, ya que muchos labradores no aúllan mucho de forma natural. A pesar de ello, si tu Labrador ladra a menudo, es menos probable que esto ocurra, pero podría ser más propenso a ladrar que a aullar.

Experiencias anteriores

Puede que tu labrador haya tenido malas experiencias con aullidos en el pasado y por eso ya no lo haga. Si tu labrador es un perro de rescate, es más probable que sea así.

Adiestramiento previo

Puede que en el pasado se le entrenara para no aullar. Esto es más probable si ha tenido dueños anteriormente.

Enfermedad o lesión

La causa puede ser que no se encuentre bien o que esté herido. Esto es más probable si ha dejado de aullar de repente y si ha dado señales de estar enfermo o herido, como vómitos o cojera. En este caso, lo mejor es llevarlo al veterinario.

Aburrimiento

Los labradores deben hacer ejercicio a diario. Si tu labrador no hace mucho ejercicio, es posible que esté aburrido y no tenga ganas de aullar. En general, se recomienda que hagan al menos una hora de ejercicio al día.

Edad

A medida que los perros envejecen, su audición empeora. Cuando esto ocurre, los sonidos que antes le habrían provocado empezar a aullar puede que ya no los oiga tan claramente como antes.

Depresión

En algunos casos, puede que el labrador esté deprimido y no tenga ganas de hacer nada. Si es así, es poco probable que tu labrador aúlle mucho.

Puede ser difícil averiguar si es así, pero los síntomas incluirían cambios en el apetito, pasar más tiempo durmiendo, falta de interés, lamerse excesivamente las patas y evitar o esconderse.

Si crees que la depresión puede ser la causa, pide ayuda a un veterinario.

Cómo hacer que empiece a aullar

A continuación te indicamos algunas cosas que puedes hacer para que tu labrador empiece a aullar más.

Enséñale a aullar

Una opción sería conseguir que aúlle imitándolo tú mismo o reproduciendo ruidos que puedan hacerlo aullar.

Lo primero que puedes hacer es empezar a aullar imitándote a ti mismo. Cuando los lobos aúllan en la naturaleza, normalmente lo hacen en grupo, y cuando un Labrador empieza a aullar, los demás suelen empezar a hacerlo también. Si imitas un aullido tú mismo, a menudo podrás animar a tu labrador a que empiece a aullar también.

En lugar de intentar aullar tú mismo, una alternativa sería tocar un ruido agudo, como sirenas, un instrumento o un silbato.

Otro truco fácil que puedes probar es reproducir vídeos de labradores aullando en Youtube. Así conseguirás que tu labrador empiece a aullar de forma natural.

Asegúrate de que no le pasa nada

Si parece que puede estar enfermo o herido, lo mejor es que lo lleves al veterinario. De este modo, podrás obtener asesoramiento experto adaptado a tu labrador y descartar la posibilidad de causas médicas.

Entrénalo

Otra cosa que puedes intentar es adiestrarlo para que aúlle mediante el entrenamiento con refuerzo positivo.

Puedes hacerlo consiguiendo una golosina que le guste, dándole un trozo y dándole más cuando empiece a aullar.

Si tu labrador no aúlla mucho de forma natural, verás que hará otras cosas como sentarse, tumbarse, rodar o incluso ladrar antes de empezar a aullar.

Pero debes tener paciencia y recompensarlo cuando empiece a dar señales de aullar.

Cuando lo hagas, es importante recompensar al labrador sólo cuando aúlle a tu orden, de lo contrario correrás el riesgo de que piense que aullando cuando quiere conseguirá lo que quiere.

Esto no será bueno, ya que un Labrador que aúlla todo el tiempo puede ser más problemático que uno que no aúlla.

Cosas a tener en cuenta

A continuación se indican algunas cosas a tener en cuenta sobre el hecho de que tu Labrador no aúlle mucho.

Evita las medidas físicas

Utilizar medios físicos para que tu Labrador empiece a aullar es algo que tiene menos probabilidades de funcionar y más de provocar otros problemas mucho peores. Si utilizas medidas físicas para convencer a tu labrador de que empiece a aullar, te arriesgas a que te tenga miedo, a que confíe menos en ti y a que sea menos feliz.

Puede que esté en su naturaleza

Es probable que esté en su naturaleza no aullar mucho, ya que no es raro en los labradores. Es más probable que sea así si nunca ha aullado mucho y si no ha dejado de aullar de repente.

Entrénalo para que aúlle sólo cuando deba hacerlo

Si quieres entrenar a tu labrador para que aúlle más a menudo, debes asegurarte de que sólo lo hace cuando tú se lo ordenas. Si no lo haces, corres el riesgo de acabar con un labrador que hace mucho ruido cuando quiere cosas, y puede que no sea en el mismo momento en que tú quieres que haga ruido.

Dale una gran variedad de formas de comunicarse

Si tu labrador es tranquilo por naturaleza, quizá quieras darle otras formas de comunicarse. Por ejemplo, colgándole cascabeles de cuerdas atadas a las puertas que pueda arañar cuando quiera entrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Mi Mascota Perruna.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios. Más Información