¿Por qué me ignora mi labrador?

por qué me ignora mi labrador

Tener un Labrador que te ignora puede ser una experiencia frustrante y estresante. Este post intentará ayudarte a averiguar por qué tu labrador puede estar ignorándote y cómo conseguir que deje de hacerlo.

¿Por qué te ignora tu Labrador?

Hay varias razones posibles por las que tu Labrador podría estar ignorándote. La más probable es que la falta de ejercicio le haga estar hiperactivo y no pueda prestar atención fácilmente.

Otras causas posibles son la falta de adiestramiento, comunicarse sólo con palabras, estar en un lugar nuevo, la depresión, no prestarle suficiente atención y utilizar métodos de adiestramiento equivocados.

Y, ¿qué puedes hacer para que te preste atención?

Puedes hacer varias cosas. Las principales son hacerle mucho ejercicio y prestarle mucha atención, entrenarlo mucho, utilizar refuerzos positivos en lugar de castigar las decisiones equivocadas y entrenarlo en varios lugares distintos. 

En realidad, hay varias causas posibles de la falta de atención de tu Labrador. La mejor forma de conseguir que tu labrador empiece a prestarte atención será emplear varias técnicas distintas al mismo tiempo y adaptarlas en función de la causa de la falta de atención de tu labrador.

Contenidos
  1. Razones por las que tu labrador te ignora
    1. Los labradores entienden más las acciones que las palabras
    2. Falta de adiestramiento
    3. Excitación
    4. No hace suficiente ejercicio
    5. Estás en otro lugar
    6. Falta de confianza
    7. Has estado recompensando el comportamiento
    8. Rotura de tímpano
    9. Depresión
    10. Le estás dando la lata
    11. No utilizar refuerzos positivos
  2. Cómo conseguir que tu labrador deje de ignorarte
    1. Entrénalo
    2. Ejercicio
    3. Recupera la confianza
    4. Busca ayuda profesional
    5. Sé constante

Razones por las que tu labrador te ignora

A continuación se exponen una serie de razones por las que tu labrador podría estar ignorándote y cuáles serían las más probables como motivo principal.

Los labradores entienden más las acciones que las palabras

Lo primero que hay que tener en cuenta es que los labradores no entienden las palabras como nosotros. Si intentas comunicarte con tu labrador sólo con palabras, te costará mucho llegar a alguna parte.

En cambio, los labradores entienden mejor las emociones y las acciones. Si intentas enseñar a tu labrador a sentarse, será más fácil atraerlo inicialmente con una golosina que decirle simplemente que se siente sin ningún otro tipo de indicación.

Falta de adiestramiento

Si no has adiestrado a tu labrador, no sabrá cómo debe comportarse ni qué significa cuando le pides que haga algo. En lugar de eso, se comportará como le dé la gana, lo que probablemente no sea como a ti te gustaría que se comportara.

Por eso es importante que le des mucho entrenamiento, para que aprenda cómo debe comportarse y qué quieres que haga cuando se lo pidas.

Excitación

El motivo por el que te ignora puede ser que algo le haya excitado demasiado. Si hay algo que excita demasiado a tu labrador, como que alguien llame a la puerta, es menos probable que te haga caso.

Para solucionarlo, es importante que entrenes a tu labrador para que se comporte bien en estas situaciones y que le des mucho ejercicio para que pueda gastar su energía.

No hace suficiente ejercicio

Los labradores suelen necesitar mucho ejercicio diario para estar plenamente estimulados. Cuando no hacen suficiente ejercicio, puede resultarles más difícil mantener la atención en ti. No hacer suficiente ejercicio puede ser la causa de que no te haga caso, si te escucha más cuando ha hecho ejercicio.

En general, se recomienda que hagan al menos una hora de ejercicio al día como adultos sanos.

Estás en otro lugar

Si consigues que tu labrador te haga caso en un sitio, pero te cuesta que te escuche en otro, puede deberse a las distracciones adicionales.

Además, a veces a los perros les cuesta generalizar el adiestramiento de un lugar a otro. Que tu labrador sepa que "abajo" significa que se le recompensa en casa no significa que sepa que lo mismo ocurrirá cuando esté en el parque.

Para solucionarlo, puedes intentar repetir el adiestramiento en el lugar diferente. Probablemente verás que es mucho más fácil la segunda vez.

Falta de confianza

Puede que hayas engañado a tu Labrador en el pasado y eso haya hecho que responda menos a tus órdenes.

Por ejemplo, puede que le hayas dado golpecitos en el cuenco de la comida para que entre, cuando en realidad no es la hora de comer.

Con el tiempo, hacer cosas así enseñará a tu labrador que hacer lo que le dices no tiene por qué ser gratificante para él, así que no te hará tanto caso.

Para corregirlo, es importante emplear mucho adiestramiento de refuerzo positivo, en el que lo recompenses con golosinas por hacer las cosas que quieres que haga.

Has estado recompensando el comportamiento

La causa puede ser que le hayas entrenado sin querer para que no te haga caso. Si tiendes a darle cosas como juguetes, golosinas o atención extra cuando no te hace caso, es probable que lo haga más para obtener más recompensas.

En cambio, sería útil evitar recompensarle por no hacerte caso, recompensarle cuando te haga caso y utilizar el adiestramiento de refuerzo positivo para que aprenda a comportarse.

Rotura de tímpano

La causa puede ser que se haya dañado el tímpano y no te oiga bien. Esto es más probable si ha empezado a ignorarte de repente. Si crees que puede ser así, lo mejor que puedes hacer es llevarlo al veterinario para que lo revise.

Depresión

Los labradores pueden sufrir depresión, y puede ser la causa de que el tuyo esté menos receptivo.

Si tu labrador ha dejado de responder de repente tras un acontecimiento como la pérdida de un amigo, un cambio de casa o un cambio de dueño, podría ser la causa.

En este caso, puedes intentar prestarle mucha atención y hacerle ejercicio, pero quizá también quieras pedir ayuda a un veterinario.

Le estás dando la lata

Puede que le estés exigiendo demasiado. Es lo que los adiestradores de animales llaman "insistencia", que consiste en decirle continuamente que haga algo que no se le ha enseñado a hacer. Por ejemplo, decirle que se siente repetidamente en lugar de volver al principio y enseñarle a sentarse desde el principio.

Es importante recordar que tu labrador sólo puede responderte como tú quieres si sabe que eso es lo que quieres y que conseguirá lo que quiere. Por eso es importante que no des grandes saltos en lo que le pides cuando lo estés adiestrando y que, en cambio, lo hagas en pequeños pasos.

No utilizar refuerzos positivos

Podría darse el caso de que el método de adiestramiento que has estado utilizando no haya sido el adecuado.

Una forma eficaz de conseguir que tu labrador te haga caso es utilizar el refuerzo positivo. Consiste en recompensar a tu labrador cuando hace lo que tú quieres que haga. Por eso a muchos adiestradores les gusta adiestrar a sus perros dándoles golosinas o acceso a un juguete cuando hacen el ejercicio de adiestramiento correctamente.

Cómo conseguir que tu labrador deje de ignorarte

A continuación te ofrecemos algunas opciones para conseguir que tu labrador empiece a hacerte más caso.

Entrénalo

Una buena forma de conseguir que tu labrador te haga más caso es dedicarle más tiempo al adiestramiento. De este modo, no sólo podrás enseñarle a escucharte en determinadas situaciones, sino que también conseguirás que se acostumbre a escuchar tus órdenes, con lo que será más probable que deje de hacer lo que esté haciendo cuando se lo digas.

Ejercicio

También es importante que tu labrador haga suficiente ejercicio diario. Si no hace suficiente ejercicio, le resultará más difícil concentrarse en ti. En general, se recomienda que hagan al menos una hora de ejercicio al día como adultos sanos.

Recupera la confianza

Si en el pasado has intentado engañar a tu labrador para que se comporte como tú quieres, sería conveniente que cambiaras de actitud.

En lugar de engañarlo, probablemente descubrirás que es mucho más eficaz adiestrarlo en pequeños incrementos utilizando refuerzos positivos.

Busca ayuda profesional

Si no consigues que empiece a hacerte caso, una opción sería pedir ayuda a un adiestrador de perros o a un especialista en comportamiento. Al hacerlo, deberías ser capaz de ver por qué te ignora y cómo conseguir que te haga caso.

Sé constante

Al adiestrar a tu labrador, es importante que seas constante. No es probable que consigas que cambie drásticamente su comportamiento con una sola sesión de adiestramiento. Pero si eres constante con el adiestramiento, podrás mejorar su comportamiento a lo largo de semanas y meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Mi Mascota Perruna.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios. Más Información