¿Por qué gruñe tu Labrador?

por qué gruñe tu labrador

Tener un labrador que gruñe puede ser algo muy preocupante y es algo que querrás detener. Este post te ayudará a averiguar por qué gruñe tu labrador y cómo detenerlo.

¿Por qué gruñe mi Labrador? Los posibles motivos por los que tu labrador gruñe son el dolor, el miedo, la protección de la comida o las posesiones, la frustración, el disfrute o la dominación.

En realidad, hay múltiples motivos por los que puede gruñir y puede deberse a una combinación de razones. A pesar de ello, hay algunas cosas que puedes tener en cuenta y que te ayudarán a averiguar la razón exacta.

Contenidos
  1. Por qué gruñe tu Labrador
    1. Proteger comida/objetos
    2. Miedo
    3. Dolor
    4. Incertidumbre ante lo que va a ocurrir
    5. Se está divirtiendo (otros perros, juguetes de tracción)
    6. Carácter dominante
    7. Premiar el gruñido
  2. Cómo detener los gruñidos de tu labrador
    1. Soluciona cualquier dolor
    2. Quítale lo que no le guste
    3. Entrénalo para que no gruña
    4. Redirige su atención
    5. Asegúrate de detenerlo cuando aún es un cachorro
    6. Pide ayuda a un especialista en comportamiento animal
  3. Cosas a tener en cuenta
    1. Mantén la distancia
    2. No castigues la agresividad

Por qué gruñe tu Labrador

Cada una de las distintas razones por las que tu labrador gruñe probablemente irá acompañada de una serie de indicios.

A continuación se indican una serie de posibles causas y lo que las haría más probables.

Proteger comida/objetos

La causa podría ser que está protegiendo algo que cree que le pertenece. Esto sería más probable si tiende a gruñir más en situaciones como cuando está comiendo o cuando alguien intenta sentarse donde él se sienta normalmente.

En este caso, sería útil buscar la orientación de un adiestrador o conductista canino, ya que los perros que normalmente se comportan bien pueden volverse agresivos cuando se muestran posesivos.

Miedo

La causa puede ser que algo le esté provocando miedo. Esto sería más probable si lo hace más en situaciones como cuando hay ruidos en el exterior.

Dolor

La causa puede ser que algo le provoca dolor. Esto sería más probable si ha empezado a gruñir más de repente y si ha mostrado otros signos de dolor, como cojera o menos actividad. En este caso, la mejor opción sería llevarlo al veterinario.

Incertidumbre ante lo que va a ocurrir

A veces, los perros gruñen cuando no están seguros de lo que va a ocurrir, y éste podría ser el motivo por el que tu Labrador gruñe a veces. Esto sería más probable si lo hace más en situaciones como cuando intentas adiestrarlo o cuando cambias repentinamente su rutina diaria.

Se está divirtiendo (otros perros, juguetes de tracción)

Los perros también suelen gruñir cuando se divierten, y puede que por eso el tuyo gruña a veces. Es más probable que sea así si suele gruñir más en situaciones como cuando juegas con él al tira y afloja.

Carácter dominante

Puede que tu labrador gruña porque se comporta de forma dominante. Esto sería más probable si además no responde a tus órdenes, intenta colocarse en posiciones más altas que tú o intenta que te muevas de una determinada posición.

En este caso, sería importante darle mucho adiestramiento para que aprenda a comportarse y a verte como su líder.

Premiar el gruñido

También puede ocurrir que le hayas animado a gruñir más dándole cosas que quiere cuando gruñe. Si tiendes a darle cosas como golosinas, atención extra o juguetes cuando gruñe, puede que lo haga más para obtener más recompensas.

En su lugar, sería útil recompensarle cuando se comporte bien y esperar a que deje de gruñir antes de darle recompensas.

Cómo detener los gruñidos de tu labrador

A continuación te ofrecemos algunas opciones para conseguir que tu labrador gruña menos.

Soluciona cualquier dolor

Como puede ser que la causa de los gruñidos sea una herida, sería conveniente llevarlo al veterinario. Esto es especialmente importante si ha mostrado otros signos de lesión o si ha empezado a gruñir mucho de repente. Si lo llevas al veterinario, podrás descartar que esté lesionado y recibirás asesoramiento experto adaptado a tu labrador.

Quítale lo que no le guste

Si parece que el gruñido se debe a algo de su entorno, sería útil tomar medidas para que se sienta más cómodo en él. Esto significa que, si es posible, deberías mover cualquier objeto que no le guste, como árboles de Navidad, ventiladores ruidosos o lo que sea.

La otra opción sería apartar a tu Labrador del entorno. Esto es difícil de hacer si se trata de tu casa, pero si tu labrador gruñe durante los paseos en lugares concretos, puedes intentar evitar esas zonas siempre que puedas.

Entrénalo para que no gruña

Otra opción sería el adiestramiento con refuerzo positivo para conseguir que deje de gruñir. El adiestramiento con refuerzo positivo consiste en recompensarle cuando no gruña y dejar de recompensarle cuando empiece a gruñir.

Redirige su atención

También sería útil intentar reconocer cuándo es probable que empiece a gruñir y redirigir su atención hacia otra cosa. Así conseguirás que abandone el hábito de gruñir.

Asegúrate de detenerlo cuando aún es un cachorro

Si tu labrador aún es un cachorro, es importante que le des mucho adiestramiento ahora para que aprenda a comportarse mejor cuando sea adulto. Si aún no lo has adiestrado, te ayudará empezar por lo básico e ir aumentando a partir de ahí.

Pide ayuda a un especialista en comportamiento animal

Si no consigues que deje de gruñir o no entiendes por qué lo hace, considera la posibilidad de pedir ayuda a un adiestrador de perros o a un especialista en comportamiento. Al hacerlo, deberías poder ver cómo adiestrarlo de forma segura.

Cosas a tener en cuenta

Mantén la distancia

Si tu labrador gruñe, no debes acercarte a él, pues corres el riesgo de que te vea como una amenaza. En lugar de eso, espera a que se calme e intenta rectificar. Alternativamente, si te preocupa, intenta pedir ayuda a un adiestrador profesional, que podrá tratar el problema con mucha más experiencia.

No castigues la agresividad

En lugar de castigarlo, intenta utilizar el adiestramiento con refuerzo positivo para que aprenda a comportarse. Si le castigas cuando gruñe, es posible que no sepa por qué se le castiga, que desarrolle sentimientos de resentimiento hacia ti y que se vuelva agresivo como respuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Mi Mascota Perruna.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios. Más Información