¿Por qué gruñe, se queja y gime mi Labrador?

por qué gruñe, se queja y gime mi labrador

Si tu Labrador ha estado gruñendo, gimiendo o quejándose, quizá te preguntes por qué y qué puedes hacer al respecto.

Este post te mostrará una serie de posibles causas y lo que puedes hacer para que deje de hacerlo.

¿Por qué gime mi Labrador? Las posibles razones son que está excitado, busca atención, está aburrido, enfermo, herido, tiene miedo, está protegiendo comida o posesiones o puede que hayas recompensado inadvertidamente ese comportamiento.

Hay muchas razones por las que tu Labrador puede hacerlo y puede deberse a una combinación de motivos. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes tener en cuenta y que te ayudarán a averiguar el motivo exacto. También hay varias cosas que puedes hacer al respecto.

Contenidos
  1. Por qué gruñe, gime y se queja tu Labrador
    1. Excitación
    2. Quiere tu atención
    3. Enfermedad o lesión
    4. Advertencia
    5. Está protegiendo comida o posesiones
    6. Aburrimiento
    7. Ansiedad
    8. Agresividad
  2. Aspectos a tener en cuenta
    1. La forma en que gruñe, gime o chilla
    2. Cuándo empezó a gruñir, gemir y quejarse
    3. Cuándo lo hace
  3. Cómo hacer que tu Labrador deje de gruñir, gemir o quejarse
    1. Adiestramiento con refuerzo positivo
    2. Evita el adiestramiento con refuerzo negativo
    3. Asegúrate de que no está enfermo o herido
    4. Dedícale atención a lo largo del día
    5. Pide ayuda a un especialista en comportamiento canino

Por qué gruñe, gime y se queja tu Labrador

A continuación, te mostraré una serie de razones por las que tu Labrador podría estar haciéndolo y cuáles serían las más probables.

Excitación

La causa podría ser simplemente que está excitado, ya que los perros suelen ponerse ruidosos cuando están excitados. Es más probable que sea así si suele hacerlo más en situaciones como cuando llegas a casa o cuando vas a sacarlo a pasear.

Quiere tu atención

La causa también puede ser que busque tu atención. Esto sería más probable si tiende a hacerlo más cuando no le has prestado mucha atención y si tiendes a prestarle más atención cuando lo hace.

Sería útil prestarle atención a lo largo del día, jugando con él, entrenándolo y ejercitándolo. Sin embargo, para que deje de quejarse, te ayudará no premiarle cuando se comporte como no quieres y premiarle cuando se calme.

Enfermedad o lesión

La causa también puede ser que haya contraído una enfermedad o una lesión. Esto sería más probable si ha empezado a hacerlo de repente y si ha mostrado otros signos de estar enfermo o lesionado, como fatiga, vómitos o cojera. Si parece que la causa puede ser una enfermedad o una lesión, la mejor opción sería llevarlo al veterinario.

Advertencia

La causa puede ser que te esté advirtiendo de que no te acerques a él. Esto sería más probable si lo hace cuando la gente intenta intimidarlo o entrar en su espacio. También sería más probable si muestra signos de agresividad (mencionados a continuación) cuando lo hace.

Está protegiendo comida o posesiones

También podría hacerlo porque es posesivo. Esto sería más probable si lo hace cuando te acercas a él cuando está comiendo o si intentas sentarte en su sitio.

Los perros que normalmente son amistosos pueden ser agresivos cuando se muestran posesivos, por lo que sería recomendable buscar la ayuda de un adiestrador canino para conseguir que el comportamiento cese de forma segura.

Aburrimiento

Los labradores deben hacer ejercicio a diario para estar plenamente estimulados. La razón por la que el tuyo gime puede ser que esté aburrido. En general, se recomienda que los labradores sanos hagan alrededor de una hora de ejercicio diario. Si el tuyo no hace tanto y está sano, sería conveniente que lo hiciese.

Ansiedad

También puede ocurrir que algo le provoque ansiedad. Esto sería más probable si lo hace más en situaciones en las que podría estar ansioso, como cuando te vas de casa, lo que sería un signo de ansiedad por separación.

Agresividad

Puede ocurrir que tu labrador te haga ruidos porque se muestra agresivo.

Esto sería más probable si enseña los dientes cuando refunfuña, tiene las orejas erguidas y se mueve rígidamente de un lado a otro.

Si parece que tu labrador lo hace de forma agresiva, la mejor opción sería que pidieras ayuda a un especialista en comportamiento canino de tu zona.

Aspectos a tener en cuenta

A continuación te indicamos algunas cosas que debes tener en cuenta sobre los gemidos, quejidos o gruñidos de tu Labrador.

La forma en que gruñe, gime o chilla

Sería útil tener en cuenta la forma en que lo hace y los demás signos de lenguaje corporal que muestra.

Si tu labrador enseña los dientes, arremete contra ti, se pone más erguido y se mueve con rigidez, sería una señal clara de agresividad. En este caso, lo mejor sería que te mantuvieras alejado de él y buscaras la ayuda de un profesional del comportamiento canino.

Si tu labrador no muestra ningún signo de agresividad cuando lo hace, sigue siendo importante ser precavido, ya que los perros pueden ser agresivos aunque no muestren signos de agresividad.

Cuándo empezó a gruñir, gemir y quejarse

También sería útil tener en cuenta qué más ocurrió cuando empezó a hacerlo, ya que podría darse el caso de que hubiera un acontecimiento que lo provocara.

Si empezó a hacerlo de repente, lo más probable es que se debiera a cosas como una enfermedad, un cambio repentino en su rutina diaria, algo que le provocara ansiedad o un cambio en su dieta.

Cuándo lo hace

También sería útil tener en cuenta el momento en que se vuelve ruidoso, ya que el momento también podría tener algo que ver.

Por ejemplo, si lo hace más por la noche, es más probable que se deba a ansiedad por separación, ganas de hacer pis o un problema con el entorno en el que duerme.

Cómo hacer que tu Labrador deje de gruñir, gemir o quejarse

A continuación te indicamos algunas opciones para conseguir que deje de hacerlo.

Adiestramiento con refuerzo positivo

El adiestramiento con refuerzo positivo consiste en recompensar los comportamientos que quieres ver en tu Labrador y evitar recompensar los malos comportamientos.

Para conseguir que deje de gruñir, gemir o quejarse, puedes hacer algo como lo siguiente:

  • Deja de prestarle atención cuando empiece a hacer el ruido
  • Prestarle atención cuando deje de hacer ruidos
  • Deja de prestarle atención de nuevo si empieza a hacer ruido
  • Repite lo anterior y recompénsalo con golosinas cuando no haga ruido cuando lo haría normalmente

Evita el adiestramiento con refuerzo negativo

El adiestramiento con refuerzo negativo consiste en premiar a tu labrador cuando se porta mal, haciendo que lo haga más para obtener más premios. En su lugar, sería útil premiarle cuando se comporte bien y evitar premiarle cuando se porte mal.

Asegúrate de que no está enfermo o herido

Si no sabes por qué lo hace tu labrador o ha empezado a hacerlo de repente, lo mejor es que lo lleves al veterinario. De este modo, podrás obtener asesoramiento experto adaptado a tu Labrador en particular y descartar la posibilidad de que esté enfermo o lesionado.

Dedícale atención a lo largo del día

También sería útil prestarle atención a lo largo del día para que no sienta la necesidad de buscarla tanto en ti. Algunas formas de prestarle atención serían ejercitarlo, adiestrarlo y jugar con él.

Pide ayuda a un especialista en comportamiento canino

Si no consigues que deje de hacerlo o lo hace de forma agresiva, te ayudará contar con la orientación de un adiestrador o conductista canino profesional. Así podrás ver cómo adiestrarlo para que deje de hacerlo de forma segura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Mi Mascota Perruna.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios. Más Información