¿Por qué a mi labrador no le gustan los gatos?

por qué a mi labrador no le gustan los gatos

Si tu labrador no se lleva bien con los gatos, quizá te preguntes por qué y qué puedes hacer al respecto. Este post te mostrará una serie de razones por las que a tu labrador no le gustan los gatos y qué puedes hacer al respecto.

¿Por qué a tu labrador no le gustan los gatos? Hay varias razones por las que a tu Labrador pueden no gustarle los gatos. La principal es que los labradores tienen un fuerte instinto de presa que les lleva a perseguir cosas pequeñas. A los gatos también les gusta correr, lo que puede provocar que el labrador quiera perseguir. Otra posible razón es que tu Labrador esté celoso de la atención que recibe tu gato y la quiera para sí. 

¿Y qué puedes hacer al respecto? Una forma rápida de mantener a salvo a tu gato sería mantenerlos a ambos separados todo lo posible. También puedes adiestrar a tu labrador para que deje en paz a tu gato enseñándole a quedarse cuando se distraiga con él. Hacer mucho ejercicio a tu labrador también ayuda a reducir su impulso de perseguir cosas.

Conseguir que un labrador deje de perseguir gatos es algo con lo que mucha gente ha luchado alguna vez, así que conseguir que deje de hacerlo no será cosa de un día para otro. La buena noticia es que muchas personas lo han conseguido.

Antes de conseguir que tu labrador deje de perseguir a tu gato, puede ser útil dedicar tiempo a averiguar por qué lo hace.

Contenidos
  1. Por qué a tu labrador no le gustan los gatos
    1. Fuerte instinto de presa
    2. A los gatos les gusta correr
    3. Celos
  2. Cómo conseguir que tu labrador deje de perseguir a tu gato
    1. Sepáralos
    2. Entrénalo para que no lo haga
    3. Hazle mucho ejercicio
    4. Aliméntalos por separado
  3. Cosas a tener en cuenta
    1. Pueden ser bastante testarudos
    2. Empieza pronto

Por qué a tu labrador no le gustan los gatos

A continuación se exponen algunas razones por las que a tu labrador pueden no gustarle los gatos y por las que es más probable que sean la razón principal. También podría deberse a una combinación de ellas.

Fuerte instinto de presa

A veces, los labradores pueden tener un fuerte instinto de presa. Esto significa que tienen un impulso natural de perseguir cosas pequeñas, como los gatos. Es más probable que éste sea el motivo si tu labrador también persigue cosas como ardillas.

En este caso, sería útil seguir los consejos que se mencionan a continuación y mantenerlos separados siempre que sea posible.

A los gatos les gusta correr

Otro problema es que a los gatos les gusta correr. Los labradores, al igual que la mayoría de las razas de perros, persiguen por naturaleza las cosas pequeñas que se mueven. Por eso, cuando estés enseñando a tu labrador a permanecer quieto, una de las últimas distracciones que le mostrarías sería un juguete en movimiento.

Para corregir este comportamiento será necesario que realices mucho adiestramiento con tu Labrador de forma regular y constante, para que puedas quitarle el hábito de perseguir a tu gato.

Celos

Otra posible razón por la que a tu labrador puede no gustarle tu gato son los celos. Los labradores son una raza que puede demandar mucha atención y puede que no le guste toda la atención que recibe tu gato y la quiera toda para él.

Para corregir esto será necesario que le des a tu labrador mucha atención, adiestramiento y mucho ejercicio para que no sienta la necesidad de tener celos de tu gato.

Cómo conseguir que tu labrador deje de perseguir a tu gato

A continuación te indicamos algunas cosas que puedes hacer para que tu labrador se comporte mejor con tu gato.

Sepáralos

Una forma rápida y sencilla de conseguir que tu labrador deje de perseguir a tu gato es mantenerlos separados. Así mantendrás a salvo a tu gato y evitarás malas interacciones. Para ello, puedes mantener a tu gato en habitaciones separadas o intentar separar zonas con separadores de ambientes.

Si tu labrador aún es joven, quizá no quieras hacer esto, ya que es más fácil conseguir que se lleve bien con los gatos cuando son más jóvenes. Por tanto, deberás hacer hincapié en el método de adiestramiento del vídeo siguiente.

Entrénalo para que no lo haga

También sería útil adiestrar a tu Labrador para que se comporte mejor con tus gatos mediante el adiestramiento con refuerzo positivo. Aquí fomentas los comportamientos que quieres ver recompensándolos y evitas recompensar los malos comportamientos.

Para adiestrar a tu labrador para que se lleve bien con tu gato, lo harás en tres etapas. Primero, le enseñarás a quedarse, luego a quedarse cuando se le distraiga y después a quedarse cuando el gato esté cerca.

Ya he escrito sobre cómo enseñar a un perro a quedarse y cómo hacerlo cuando está distraído aquí.

Cuando le hayas enseñado a quedarse cuando esté distraído, será el momento de introducir lentamente al gato.

Para ello, dile a tu Labrador que se quede y empieza poniendo al gato en la misma habitación.

Después, cuando tu Labrador mantenga la concentración en ti sin molestar al gato, le recompensarás por hacerlo.

Repetirás este proceso de hacer que tu Labrador se quede con el gato en la misma habitación hasta que consigas que mantenga su atención en ti con facilidad.

Cuando lo consiga, seguirás diciéndole que se quede, pero reducirás la distancia entre el labrador y el gato hasta que consigas que el labrador mantenga la atención en ti aunque el gato esté cerca.

Hazle mucho ejercicio

También te ayudará hacerle mucho ejercicio a diario. De este modo, conseguirás mantenerlo totalmente estimulado y que sea menos probable que busque estímulos molestando a tu gato. En general, se recomienda que los labradores sanos hagan una hora de ejercicio al día cuando son adultos.

Aliméntalos por separado

También sería útil alimentarlos a ambos por separado, ya que en esta situación es mucho más probable que los perros se vuelvan agresivos con los gatos.

Cosas a tener en cuenta

Pueden ser bastante testarudos

Cuando estés adiestrando a tu labrador para que se lleve bien con tu gato, es probable que descubras que pueden ser bastante testarudos. Esto significa que será muy importante que lo entrenes con regularidad, de forma constante y a lo largo de meses, para que consigas que se comporte siempre bien con el gato.

Empieza pronto

Cuanto antes entrenes a tu labrador para que se lleve bien con tu gato, más fácil te resultará. A medida que tu labrador crezca, sus hábitos de agresividad hacia los gatos serán más pronunciados y más difíciles de cambiar, por lo que es mejor empezar cuando aún es joven.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Mi Mascota Perruna.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios. Más Información